Copyright © 2006 by "Luz al Atardecer" • All Rights reserved • E-Mail: luzalatardecer@terra.com Creada por Daniel Gilberto Cruz Perez DGCP dgcp@luzalatardecer.com

LA ESTRELLA SOLITARIA
Fotografía del Rev. William Branham tomada del libro de Las Siete Edades De La Iglesia.
Pero todos los hombres me han desamparado porque he abrazado a una Palabra verdadera, y me quedado al lado de la Palabra. He permanecido aquí mismo con lo que Él me dijo, que predicara la Palabra, no una filosofía denominacional. “Predica la Palabra,” esa fue mi comisión; “quédate con la Palabra.” Y, hermanos que están escuchando esto en la cinta, yo era un gran personaje cuando vine entre Uds. tan sólo sanando al enfermo, hablando de visiones, y mostrando cosas. Pero cuando fui a decirles la Verdad respecto a la Palabra, ¿para qué me dieron la espalda? ¿Se dan cuenta que es tan sólo cumpliendo lo que dice la Escritura? Sí, lo hace de esa manera. Ahora, difícilmente puedo entrar en un lugar.
ESTADO PRESENTE DE MI MINISTERIO   8/SEPTIEMBRE/1962

  Las estrellas, son mencionadas muchas veces en la Biblia, ya sea de una manera simbólica o literal.
   Cuando Dios quiso que Abraham se diera cuenta de la magnitud de su descendencia, lo sacó de su tienda, le mostró el firmamento en una noche despejada, y le dijo: “Cuenta la estrellas.” Génesis 15:5.
   Desde luego que ningún hombre es capaz de tener una contabilidad exacta de las estrellas que contiene el universo. Tan sólo en la Vía Láctea se cree que hay más de 300 billones de estrellas.
Sin embargo, la Biblia declara que Dios “cuenta el número de las estrellas; a todas ellas llama por sus nombres.” SALMO 147:4.

   Y Dios le dijo a Abraham que así sería su descendencia.
   Entonces cada creyente en Dios y Su Palabra se encuentra identificado con una estrella.
   Pero no sólo los creyentes, ya que la Biblia nos muestra algo muy importante:

   En el Libro de Apocalipsis, el capítulo 12 versículo 1, Juan vio a una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.
El Hermano William Branham nos revela el significado de este símbolo.

   Ahora, la mujer representó a la Iglesia, y el Niño que ella dio a luz era Cristo. La luna bajo sus pies era la ley, el sol en su cabeza era gracia. Doce estrellas en su corona eran los doce apóstoles. Y allí es en donde,...que...Los doce apóstoles eran la gloria o el coronamiento del Nuevo Testamento. ¿Ven? "Porque ningún otro fundamento puede ser puesto que el que ya está puesto". ¿Ven? Es el Fundamento, el-el Nuevo Testamento, los apóstoles, la doctrina de los apóstoles y demás, es el fundamento de corona del Nuevo Testamento.
HEBREOS, CAPÍTULO UNO   21/AGOSTO/1957

   Entonces, las 12 estrellas son los “12 apóstoles.”
  
   También en el Libro de Apocalipsis, pero ahora en el capítulo 4, versículo 4, Juan ve a 24 ancianos.
El mundo religioso tiene sus interpretaciones de quiénes son estos ancianos, pero, también el Hermano Branham reveló quiénes eran.

   Veamos los veinticuatro ancianos. Un anciano es un supervisor. Ahora fíjese, eran doce patriarcas y doce apóstoles. Y estaban sentados, doce de un lado y doce del otro. Constituían los veinticuatro ancianos, los cuales eran: los doce patriarcas de un lado, el Antiguo Testamento; y los doce apóstoles del otro lado, el Nuevo Testamento. ¿Qué no dijo Jesús: “Uds. se sentarán en doce tronos, juzgando a las doce tribus de Israel”?
PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE HEBREOS #3   6/OCTUBRE/1957

   Si las 12 estrellas sobre la mujer son los “12 apóstoles”; y al mismo tiempo, 12 de los 24 ancianos, son los 12 apóstoles, entonces los otros 12 ancianos, al ser los “12 patriarcas”, ¿estarán también los 12 patriarcas identificados con 12 estrellas?
   La Biblia narra que José, el hijo de Jacob, tuvo algunos sueños dados a él de parte de Dios. Pero hay un sueño en particular que resulta ser muy interesante.

   Y soñó aún otro sueño, y contólo á sus hermanos, diciendo: He aquí que he soñado otro sueño, y he aquí que el sol y la luna y once estrellas se inclinaban á mí.
   Y contólo á su padre y á sus hermanos: y su padre le reprendió, y díjole: ¿Qué sueño es este que soñaste? ¿Hemos de venir yo y tu madre, y tus hermanos, á inclinarnos á ti á tierra?
GÉNESIS 37:9-10
Puesto que era un sueño simbólico, se requería un intérprete. Y el intérprete de este sueño resultó ser Jacob. Él entendió que el sol representaba a Jacob mismo, la luna, a Raquel, la mamá de José. Y las once estrellas, no eran otra cosa que los once hermanos de José.
   Entonces vemos también a los 12 patriarcas representados por estrellas.

   Una vez más, en el Libro de Apocalipsis, el capítulo 1, versículo 16, Juan ve a Jesús con 7 estrellas en Su diestra.
  Esto no requiere mayor interpretación para saber quiénes son las siete estrellas, ya que a Juan se le revela este símbolo.

   El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y los siete candeleros de oro. Las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias; y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias.
APOCALIPSIS 1:20

   Y el Hermano Branham agrega algo más:

   Ahora la siguiente cosa. Fue dada por Cristo a Juan, por medio de un ángel, para ser dada a Sus (¿qué?), iglesias, para revelarla a Sus iglesias. Y las siete estrellas en Su mano eran los siete mensajeros de las siete iglesias. Y cada hombre que habrá de tener el Mensaje, lo tendrá, el mismo Mensaje verdadero que comenzó en el principio.  
LA VISIÓN DE PATMOS   4/DICIEMBRE/1960

   Por la revelación, podemos ver que las siete estrellas en la diestra de Jesús eran los siete mensajeros. Uno para cada edad de la iglesia.

   No cabe la menor duda que estamos viviendo en la última edad de la iglesia, la cual es Laodicea. Y como corresponde, esta edad tiene su estrella o su mensajero.

   Por la vindicación de Dios, este mensajero es el Rev. William Marrion Branham. El cual a su vez está representado por una estrella.

   Cuando Pablo se refiere a los astros celestes, dice que el sol, tiene su gloria; que la luna tiene también su gloria. Pero que las estrellas también tienen su gloria.

   Otra es la gloria del sol, y otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas: porque una estrella es diferente de otra en gloria.
1ª. De CORINTIOS 15:42
  
   El 28 de febrero de 1963, cuando apareció la nube en Arizona, formada por una constelación de siete ángeles, el Hermano Branham fue arrebatado hacia ella. Él vio algo muy sobresaliente.

   ¿Y notaron que dije que uno de esos Ángeles era muy raro?  Me pareció más conocido que los demás.  Estaban en una constelación con tres a cada lado y uno arriba; y el que estaba a mi lado, contando desde la izquierda hacia la derecha, ese sería el séptimo ángel.  El era más brillante y significaba más para mí que los demás.  Les dije que tenía el pecho así robusto y estaba volando hacia el oriente.  Les dije también que.  "Me levantó, me alzó.' ¿Se acuerdan?
EL SÉPTIMO SELLO   24/MARZO/1963

   Siendo que las estrellas difieren en gloria una de otra, para el Hermano Branham, el séptimo ángel en aquella constelación, tenía más significado para él.

   Al final del ministerio de esta séptima estrella, cómo él mismo lo expresa al comienzo de este artículo, la mayoría de los ministros lo habían abandonado y la mayoría de las iglesias le habían cerrado las puertas. ¿Cuál era el motivo? El Mensaje que él estaba predicando.
   Y no sólo era la séptima estrella, sino que se había convertido en una “estrella solitaria.”

   En la Unión Americana, cada uno de sus estados tiene un “sobrenombre.” Por ejemplo, sólo por citar algunos:

   ESTADO                            SOBRENOMBRE
  
   Arizona                                El Estado del Gran Cañón
   Florida                                 El Estado del Sol
   Maine                                  El Estado de Pino
   New Mexico                          La Tierra del Encanto
   Utah                                    El Estado de la Colmena
   Kentucky                             El Estado del Prado Verde

   En su último recorrido por esta tierra, en su ruta de Tucson, Arizona hacia Jeffersonville, Indiana, el sábado 18 de diciembre de 1965, el Hermano William Branham, salió del “Estado del Gran Cañón,” atravesó “La Tierra del Encanto,” y tuvo el fatal accidente en Texas, cuyo sobrenombre es: “El Estado de la Estrella Solitaria.”
Placa de automóvil del estado de Texas.
Aún en esto, Dios mostró el estado final del ministerio de la séptima estrella.

   En lo natural, debido a la distancia que nos separa de las estrellas, cuando una estrella muere, su luz sigue brillando hasta que recorre la distancia en tiempo desde que fue emitida hasta llegar a la tierra.

   La estrella más cercana a la tierra es la Próxima Centauri. Su luz tarda en llegar a la tierra un poco más de cuatro años.
Estrella Próxima Centauri
Si esta estrella muriera y emitiera su última luz hoy, la última emisión de su luz llegaría a la tierra hasta dentro de cuatro años.
   De igual manera, esta estrella solitaria, aunque el 24 de diciembre de 1965, dejó de emitir su luz, nosotros, como seguidores de esa estrella, seguimos recibiendo esa Gran Luz Resplandeciente.
   Esa estrella que nos guió a Jesucristo, la Palabra.



No somos una denominación. No tenemos ley sino el amor, ningún credo sino a Cristo, ningún libro sino la Biblia. No tenemos miembros; sólo compañerismo a través de la Sangre de Jesucristo que nos limpia de toda incredulidad. 62-1111e (v) El Porqué Estoy En Contra De La Religión Organizada Jeff